Desde el punto de vista legal se entiende por accidente de trabajo, según lo dispuesto en el artículo 115 del R.D.L. 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, "toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena". De acuerdo con esta definición y según el citado artículo, tendrán la consideración de accidentes de trabajo, entre otros, los que sufra el trabajador al ir o volver del lugar de trabajo y aquellos ocurridos como consecuencia de la realización de tareas que, aun siendo distintas a las de su categoría profesional, ejecute el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario o espontáneamente en interés del buen funcionamiento de la empresa. Por lo tanto, está claro que el caso concreto a que Vd. se refiere estaría dentro de esta consideración al tratarse de funciones que tiene asignadas dentro de su jornada laboral. En definitiva, no deben confundirse los accidentes en trayecto, ocurridos durante la jornada laboral, con los accidentes "in itinere", ocurridos al ir o volver al trabajo y, por tanto, fuera de la jornada laboral. Sin embargo, estos últimos también son considerados, de acuerdo con lo establecido en la Legislación de Seguridad Social, como accidentes de trabajo