En cuanto a la formación e información a la que está obligado el empresario a llevar a cabo con sus trabajadores, dicha obligatoriedad esta recogida en los artículos 18 y 19 de la Ley 31/1995, Ley de Prevención de Riesgos Laborales. El contenido y duración de la formación que han de recibir los trabajadores dependerá del puesto de trabajo en si, de los riesgos asociados a las tareas que realicen por su actividad, manejo de equipos de trabajo, instalaciones, etc., así como al lugar de trabajo donde las llevan a cabo. No existe ni un tiempo mínimo establecido de duración de la charla de formación, ni tampoco existen reglamentados unos contenidos determinados por puesto de trabajo, sino que se diseñaran en función de lo descrito y de las peculiaridades de cada puesto de trabajo.