La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y el R.D. 39/1997 que desarrolla los Servicios de Prevención obligan al empresario a garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. Como consecuencia de ello, en el marco de esta responsabilidad el empresario realizará la prevención de los riesgos laborales mediante la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y salud de los trabajadores en materia de:

  • Organizar los recursos necesarios para el desarrollo de la actividad preventiva con arreglo a alguna de las modalidades de organización establecidas Real Decreto 39/1997.
  • Planificar la acción preventiva a partir de una Evaluación de riesgos de las condiciones de trabajo y de la actividad realizada por los trabajadores en la empresa.
  • Garantizar que cada trabajador reciba una formación teórica y práctica en materia preventiva centrada específicamente en la actividad a realizar en su puesto de trabajo.
  • Elaborar las Medidas de Emergencia del centro de trabajo y designar al personal encargado de poner en prácticas dichas medidas.
  • Garantizar a los trabajadores la vigilancia periódica de su estado de salud en función de los riesgos inherentes al trabajo
  • Elaborar y conservar a disposición de la Autoridad Laboral la siguiente documentación:

 

 

- La Evaluación inicial y las periódicas de riesgos laborales
- El Plan de Prevención de la empresa así como los controles periódicos establecidos
- La Información entregada a los trabajadores
- La Formación impartida a los trabajadores
- Reconocimientos médicos llevados a cabo
- Medidas de Emergencia
- Relación de accidentes de trabajo y enfermedad profesional